Me vacié para encontrarte

En verdad… me iba vaciando!

No importan los hechos ni quién estuvo a mi lado.
No recuerdo en qué trecho se me pasaron los años…
Andando… Solo sé que me iba vaciando.

No corrió el tiempo en vano pero seguía marchando.
Y las flores de mis manos las sentí morir sin color.
Temprano… También los jardines se iban vaciando.

Entre murallas maltrechas intenté varios saltos.
La puerta era estrecha para mis pasos anchos.
Mientras… El aljibe se seguía vaciando.

Encontré ventanas de sueños en mil castillos nuevos.
Mas mi corazón abierto no remontaba el vuelo.
Pesados… Mis ojos… miraban, vaciando!

Canciones de enojo, ideales muertos trotando.
Y la paciencia en todo, al límite engordando.
Superflua… Mi alma… gritaba vaciando!

Los años, cien años, qué importa! Hay quién adolece temprano.
Desesperada en mi caja … hoy – me recuerda a pantano.
Entre barro… La vida… ¿iba a pasarse vaciando?

Se vaciaban mis sueños, se callaba la noche.
Sobraba la gente y sus charlas en derroche.
Irrita… La poesía… herida y vaciando.

Se vaciaron mis ojos de aventura y de mundo.
Cansados se cerraron, se pensaron sin futuro.
La historia… El pasado, se iría vaciando?.

Se vaciaba el Sol, se iba el viento en el alba.
Arrastrando a la Luna con sus cuentos de hadas.
Mi cuna… Todo… se me vaciaba.

Llegué a una calma quizás buscada, ojalá deseada.
Enojada con el todo porque el todo se me vaciaba.
Llegó… La nada de repente me saciaba.

En mi isla cerré el día, ya nada esperaba.
La noche llegaría así, totalmente vaciada.
Y yo… Para qué?… totalmente extenuada.

Sentí los remos chapoteando en medio de mi sofocada calma.
Y tu abierta mirada, cantando: -Al fin!… creí que me extraviaba.-
¿Tu…? – Y yo creí que me vaciaba.-

Lo último que imaginé en mi vacía morada,
Es que todo se vaciaba Aguardando tu llegada.
Que todo se limpiaba y se entregaba, así…

Creyéndome en la nada!! – poniendo a prueba mi alma –
Preparando tu llegada … Amor… A mi despejada morada.

Esta entrada fue publicada en Poesías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *