Conspiración Estelar

Un día – aunque sabemos que en el Universo un día es algo muy pequeño – una “estrella nueva” cansada de vagar por el extenso espacio, decidió detenerse.

 

No era tarea simple para una estrella quedarse quieta, primero se quedó observando un agujero negro, pero se aburrió de que aquel todo lo absorbiera.

 

Luego se concentró siguiendo el andar de un cometa, pero resultó ser una distracción muy fugaz para su inmensa existencia como estrella.

 

Sin embargo en el horizonte donde se perdía el cometa, alcanzó a divisar un grupo grande de estrellas, concentradas todas en un mismo lugar.

 

Se acercó ansiosa… mirando a su alrededor cuántas estrellas juntas estaban allí, en paz, estacionadas.

 

Se acomodó en un espacio cercano a otras, y luego de intentar adivinar el porqué del amontonamiento Universal, a una le preguntó:

 

:- Estrella, Hermana de Luz, disculpándome por interrumpir tu paz, me atrevo a preguntar ¿por qué hay tantas estrellas varadas en un mismo lugar?-

 

La estrella interrogada titiló un suspiro antes de contestar (porque con el titilar las estrellas muestran su estado de ánimo) :- Hemos encontrado un punto en el Universo que encierra todas las maravillas que puedas soñar.-

 

Y otra se animó a comentar:- Estamos aquí porque en ese lugar pasan cosas extrañas, es un planeta bendecido, sin explosiones, sin calor ni frío extremo, sin vientos ni meteoritos…

 

:- ¿Y qué  lugar es ese?, ¿hacia donde tengo que mirar? – preguntó la estrella ansiosa de encontrar al fin un motivo para detener su viaje.

 

:- A ese planeta azul y verde, lo llaman Tierra, allí – titiló de emoción –…allí hay vida como en ninguna otra parte del Universo… hay otro tiempo.

 

:- Hay seres diferentes, de todas las especies, hay seres creyentes, hay soñadores, hay mamíferos enormes, muchos colores, hay almas hermosas que miran al cielo… y no saben de su buena fortuna – no titiló, solo hizo silencio.

La estrella estacionada se quedó pensando en un incandescente silencio, pero la nueva en su emoción la apresuró:- ¿Hay algo más? Este planeta es fascinante.

 

Otra estrella titiló:- ¡Sí! hay seres que nos aman, nos dicen cosas bellas, nos creen hermosas y nos miran esperanzados con un deseo en su alma…

 

:- Y cada vez que alguien desea algo una de nosotras brilla y titila para darle la señal de que ha sido escuchado… Es hermoso este lugar que nos han dado – todas temblaron de emoción.

 

:- Porque al fin tenemos un motivo para ESTAR – completó la frase la nueva estrella.

 

La estrella que había guardado silencio titiló, ahora con inquietud y un dejo de tristeza:- Ahora más que nunca debemos devolverles el favor de darnos este hermosísimo existir, por eso somos cada día más. Sabemos que no todo fluye en armonía dentro de la esfera azul. Algunas incluso pasan a ser estrellas fugaces ¡para hacernos notar! Y sabes bien que luego de eso una Hermana de Luz… se va.-

 

:- ¿Qué está pasando?– preguntó intrigada y temerosa de perder el tesoro que acababa de descubrir – ¿En qué puedo ayudar?

 

:- El planeta está sufriendo, nos llegan menos deseos y menos sueños, los seres están “ocupados”, parecen estar luchando entre ellos… y nosotras sabemos que eso lo hará débil, que su bendición se irá marchitando si esos seres que lo habitan dejan de creer y de estar unidos.

 

:- Entonces ¡debemos brillar con más fuerza! – gritó preocupada.

 

:- ¡Sí! Hermana de Luz, debemos brillar y hacernos notar… para que estén seguros de que el Universo entero está presente.

 

:- Para que se sepan contenidos en la fuerza eterna que los creó – entonces se le ocurrió algo en su inocencia de “dar” – ¡Me podría acercar!

 

:- ¡No! – gritaron varias – Ya una de nosotras está allí, le llaman Sol, no los debemos asustar. Son frágiles todavía, no les podemos fallar en sus pocas verdades. De a poco van a entender… ahora simplemente no deben dejar de creer.

 

Así, la nueva estrella se sumó al gran esfuerzo Universal, en su modesto intento de no perder su nuevo lugar… para cuidar a un planeta extraño y lejano.

 

Mientras…

 

En el planeta azul, un ser pequeñito creyéndose gigante dejó la basura tirada, la luz prendida, a un pobre no le dio comida, dejó a sus hijos durmiendo, y se peinó despreocupado antes de subir al auto… para ir a trabajar.

 

ALGÚN DÍA ENTENDEREMOS CUÁL ES NUESTRO LUGAR

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Conspiración Estelar

  1. Anonymous dijo:

    este cuento ME FACINA!!!! es hermosisimo…. te felicito.

  2. vicky dijo:

    me encanta!!!! es muuuy reflexivo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *