Creí que explotaba

Creí que escribir me calmaría,

que en esos minutos me iba salvando.

Soñé que la angustia de ver pasar la vida

se iría curando… si escribía.

 

Creí que cantar me sedaría,

jugando entre notas y pentagramas.

Soñé que el dolor de no ser alada

si cantaba… Se pasaría…

 

Creí que escuchar me saciaría,

que maestros y sabios me irían formando.

Soñé que uno de ellos me apadrinaba

y descansaría después… si lo oía.

 

Creí que jugar me distraería,

que la verdad era mentira.

Soñé que cruzando puentes,

dejando un pasado, sobreviviría.

 

Creí que amar me llenaría,

que compartir era mi fin.

Soñé que vivir “dando amor”,

si no despertaba… Me bastaría.

 

Y en el “erase una vez”

creí llorando un sueño,

desperté soñando un cuento

una – una y otra vez!

 

Y hoy aún sigo buscando.

Sé que vale la pena, aunque

mientras termino de despertar,

La vida… me sigue robando.

Esta entrada fue publicada en Poesías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *