Gritan «quiero ser libre» porque NO se sienten libres

EL RELATO CONFUNDE… esclaviza y limita la visión:

 

Piden por libertad porque no se sienten libres?

El pueblo – los que nos llamamos PUEBLO – vivimos tranquilos porque SOMOS libres.

Insultan confundidos … el pueblo responde cantando. Lloramos. Abrazamos.

Y se confunden mas. Entonces, confundidos festejan que la policía pegue

Mientras, el pueblo lucha – luchamos – para que la policía no le peguen a nadie, tampoco a los confundidos.

Confundidos, pueden disgregar a una misma persona: separar al mejor futbolista de la historia de la persona con opinión política… En cambio, el pueblo es tan realista, que no disgrega, acepta el entero, una persona es UNO, siempre entero… imperfecto, claro.

Y el pueblo se identifica con lo imperfecto, porque es real, palpable.

En ESO somos iguales.

Por eso justamente: porque aceptamos que somos iguales en lo imperfecto y diverso – todas, todos, todes – POR ESO… Es que unos ODIAN y otros AMAMOS … cómo no amar a lo igual.

Es por «los confundidos» que este relato necesita separar a unos de otros, a ellos y nosotros… cosa que me gustaría NO hacer.

Pero hay personas – confundidas por un relato – que odian lo imperfecto, lo diverso, sin darse cuenta que entonces se odian a sí mismos.

Y por eso gritan “queremos ser libres”

Porque No lo son.

 

Dentro de ellos hay un ser PRESO de la moralina, preso del “que dirán” preso del discurso de medios hegemónicos. Presos que nunca pudieron tan siquiera investigar qué sienten o a qué pertenecen… que no se atreven a PENSAR con criterio propio porque su entorno los castiga. ¿Tal vez teman a la libertad?

Los han adoctrinado, pero dicen que la doctrina es peronista Los han despersonalizado pero se llaman a sí mismos “independientes” – a pesar de repetir lo que salió en los medios hegemónicos en las últimas 24hs. Día tras día, solo repiten.

Son tan presos que creen que no son nada, ni pertenecen a nada, que no tienen ideología son tan PRESOS que los han convencido de que su país es una mierda (los han convencido de que ELLOS como argentinos son una mierda, que todos somos una mierda)… y que por todo eso que «les pertenece», no hay que luchar, porque TAMBIEN es una mierda.

Pero hay algo peor: los han convencido de que no merecen AMAR ni apasionarse

Y ahí vienen con la meritocracia – porque son los confundidos por el relato, los que NO creen merecer nada – pobres…

 

PERO ya tendría que escribir mucho y creo que se entiende por donde viene el hilo de esta bruta, fanática populista y dominada por el “relato”, no? No hablo desde la «grieta» sino desde el DOLOR creo que muchos de «ellos» son víctimas.

Y mi lucha al menos seguirá siendo comunitaria, con todas, todos y todes adentro – con «ellos» también. porque tal vez un día de ver tanta felicidad de lejos, se atrevan a acercarse y a SER libres sin demandarle esa cualidad natural a nadie, más que a sí mismos.

 

Vanesa Vicente

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *