Un cuento que NO es cuento

ESTO ES FICCIÓN, UN CUENTO 🤫 pero al final te confieso quienes son los protagonistas:

Alguna vez tal vez te pasó de darte cuenta que el jardín de infantes que elegiste para tus hijas e hijos era pura cáscara? 😳

Una buena entrevista inicial, te dijeron todo lo que necesitabas escuchar, te llevaron a un aula en acción y viste a la maestra de cachetes rosados abrazar y reírse. La primera reunión de padres fue tan entusiasta y con tantos proyectos, que esa noche soñaste que tu bebote iba a ser inmensamente feliz gracias a este buen inicio. Y ni hablar del primer acto 🥰 donde el escenario – que hicieron entre todos con horas de alegría y juegos – quedó tan lleno de vida, que una lágrima rodó por tu mejilla antes de que iniciara la obra.

👉 Es así. La ilusión de esos grandes CAMBIOS en la vida – sea la nuestra o la de nuestros seres queridos – nos genera un halo de magia tan deseado, que puede sostenerse con una buena imagen. Tu mente necesita recopilar datos para alimentar la ilusión pero sobre todo, necesita confirmar que tu decisión fue al correcta. Al fin y al cabo, HAY MUCHO en juego. Y sería no solo inaceptable, sino 🤐 IMPERDONABLE, que le arruines la infancia a tus hijas e hijos por elegir mal la institución de su primera educación.

Pasan los meses, y un día tu hijo moja la cama. 😳 Después de meses de no hacerlo. Era una etapa superada. Mientras estás tratando de convencerte de que fue un evento fortuito, tu hijo te pide de nuevo la mamadera, como se la negás – por favor, está grande para eso – el nene solito encuentra su viejo chupete y lo empieza a usar casi con adicción. Deja de escuchar y hace berrinches por cualquier cosa. Cuando lo querés abrazar, patalea y te tira puñetazos al aire. Sale corriendo y lo ves tropezarse, eso te enoja y te entristece tanto 😔 que no sabés qué hacer. Puede ser que al principio hasta niegues lo que estás viendo. Pero un día por fin hablás en el jardín, con un poco de vergüenza, para comentarles lo que pasa y que te ayuden. Ellos, con un par de reuniones muy analíticas, te recomiendan que hagas terapia, han deducido que seguramente sea una etapa de crecimiento en la que tenés que soltar el control, y dejar que tu hijo madure 🤓 pero claro!

LO HACES, por supuesto! Ellos son tan profesionales y mágicos. 💖 Además como vas a volver a la próxima reunión de padres sin contarles que arrancaste terapia, verdad?

Meses de terapia y nada. Nada en tu corazón y ninguna mejora en tu hijo.

Un día por fin, lo hablas con una amiga, así como en secreto. Su respuesta te hace sentir extraña, resulta que otra familia le pasó lo mismo.

🔸 Entonces, poco a poco, recurrís a tu círculo de amigos para que te recomienden un buen terapeuta infantil. Sabés, tu instinto te lo dice, que algo anda mal y por supuesto es TU RESPONSABILDIAD.

☑️ Vas al terapeuta, te sale un ojo y la mitad del otro, pero es necesario que sea el mejor. Te ayuda, analiza a tu hijo, te hace preguntas incómodas, sentís que se te mete en la privacidad hasta el hartazgo tratando de ver qué estás haciendo mal. Vos como madre, no ponés filtros, porque lo importante es el bienestar de tu hijo, y si tenés que darte vuelta como una media, sacarte los ojos 🥴 o pagar 3 años más de terapia, lo vas a hacer… El terapeuta, que resultó piola y ajeno a toda tu realidad social, te confiesa que el nene está sufriendo y que no es natural, hay algo en su entorno que no le hace bien, hay un daño en su autoestima, pero también te confirma que es fuerte y tiene amor. Eso te da esperanzas. HAY QUE SEGUIR BUSCANDO PARA AYUDARLO.

Por supuesto tu mente analizó ir a ver qué está pasando con el karma 🦋 con las constelaciones familiares y hasta con la dieta familiar (tal vez le duelan los intestinos a la pobre criatura). Así es nuestra mente, con tal de salvarse, recurre a lo más simple, a lo más trágico y a lo más místico. TODO A LA VEZ.

Así estamos 🥺 meses escuchando incoherencias que nos dan esperanzas de corto plazo… hasta que un día, tu hijo, que por suerte es amado y tiene herramientas internas para pedir ayuda – porque en definitiva, eso es lo que estuvo haciendo todo este tiempo – te mira fijo con esas miradas que sorprenden a una madre cuando de repente tu bebé parece un viejo sabio, y te dice una mañana “no quelo ilal jadin” 😳 y re afirma esa decisión acariciándote la cara.

TE SUENA una ALARMA en el medio del pecho. La adrenalina toco cada célula 💣 Una bomba te estalla adentro.

Fue todo tan perfecto. Parecían saber qué te hacia feliz, qué te dejaba tranquila, qué tenían que ver tus ojos, sabían exactamente qué regalito tenía que traer a casa el bebote en cada fecha especial. Fue todo tan mágico que te relajaste 😴. Las palabras fueron siempre las justas, hasta la directora te tomó las mano un día y te emocionaste… te las besó, te susurró con amor maternal “tu hijo está tan bien, es una hermosura, hiciste todo muy bien, andá a hacer tus cosas que acá nos ocupamos nosotros” – esas palabras abrieron un mundo de posibilidades. 🥳 Sentiste que te estaban dando LIBERTAD, por primera vez en tantos años de trabajo intenso y sacrificios, un poco de libertad, para ocuparte de VOS, sin culpas… Gracias a que tu hijo estaba en buenas manos!

AHORA DE REPENTE… sentís que todos te miran como si fueras idiota, todos parecían saberlo menos vos 😡 Te engañaron! Es tan confuso todo… El enojo recorre tus argumentos, y a la vez que tratás de defenderte, querés destruir TODO. Te das cuenta de lo que pasó, pero es insoportable haber sido cómplice de semejante atrocidad, no podés culpar a nadie, vos cediste…

🥺 Abrir los ojos duele, por favor como duele!

Tu hijo no fue más al jardín, encontraste otro. Tiene descascarada alguna pared, los chicos andan correteando, a veces con mocos, a veces sucios, a veces llorando y peleándose pero se oyen gritos y risas, con naturalidad. Esa desprolijidad tiene un sentido de realidad que te hace sentir como si hubieras estado ahí siempre.

Las maestras te muestran las cosas como son, un día te dicen que tu nene se portó mal, otro que jugó todo el día, otro día la vez cansada y pensás que tu hijo merece una maestra más descansada, pero después en casa, tu nene te muestra lo que hicieron en el aula, y entendés por qué estaba tan cansada. Estás viendo las cosas como son 🙂 y resulta que la LIBERTAD es solo libertad si las personas que te rodean también son libres, como tu hijo para sentir lo que sea que sienta, y como la maestra para un día estar radiante y otro, agotada.

Bueno. Ahora, esa madre que quedó enojada pero logró encontrar un poco de realidad – caótica sin duda – está en un proceso lento y confuso:

 

☑️ Descubrió que lograron su voto de confianza, llenando huecos en sus ilusiones.

☑️ Le mostraron que su ilusión era posible, sin esfuerzo, que ellos se ocupaban.

☑️ Cada vez que intentó interpelar algo, le hablaban suave, con profesionalismo, la besaban y le decían que era libre, que vaya a vivir su vida.

☑️ Pero eso la separó de su hijo, que se deshacía por dentro, mojando la cama, destruido en su autoestima, pidiendo ayuda para salvar su dignidad innata.

☑️ Es posible que hayan intentado separar el lazo íntimo de madre e hijo, con tal de cobrar una cuota mas? Si… lo hicieron, y la que pagaba por esa atrocidad era la misma madre.

☑️ En las reuniones de padres, se decía lo que quería escuchar, pero después, cuando ella se retiraba, VOTABAN en contra de las normas que le hacían bien a su hijo.

☑️ Ponían en la cartelera del colegio, en el diario, en la web y en la TV, la propaganda, mientras puertas adentro ABANDONABAN a su hijo… y a todos los demás que estaban con él.

☑️ Un día el hijo pidió ayuda, y esa madre en vez de escucharlo y abrazarlo, salió a pedir ayuda afuera. Porque destrozaron también su capacidad de análisis, y la confianza en sí misma. Se sentía culpable pero incapaz de resolver el problema.

☑️ Ahora que todavía está intentando pensar cómo la engañaron tanto, enojada claro, pero sin poder separar del todo las cosas: se entera por TV que ese jardín no está a favor de aumentarle los sueldos a las maestras, que le hacen la vida imposible a los otros jardines criticando las paredes descascaradas, los chicos con mocos, y las maestras agotadas 🤔 Pero ellos no quieren pagarle mejor a las maestras 🤔 Hablan muy bonito para las cámaras, pero tienen una denuncia por no invertir en desinfección, ni mejoran las cañerías de los baños, el parque está muy bonito, pero los nenes están tristes y no dejan que sus padres los abracen a la salida del jardín. Ella fue testigo de eso.

Un día esa madre se dará cuenta que la perfección no existe y que le vendieron un buzón. 😬 Un día se dará cuenta que determinadas responsabilidades no se delegan. así como somos madres, padres, también somos ciudadanas y ciudadanos.


Ahora sí… te dije que esto era un cuento, no es la historia de nadie que conozca y a la vez, es la historia de la mitad de la población. Esa madre alguna vez votó al neoliberalismo y ese hijo es el pueblo.

💖 Estamos en el mismo barco, todas y todos, intentando hacer lo mejor por ellos – por nosotros como conjunto –  que tantas veces NOS DIJERON “no quelo ilal jadin” porque entienden antes que nosotros, qué les hace bien y qué les hace daño.

Confía en ellos. Confiá en lo que ya sos. Y no te cambies de “equipo” que al final, estamos todos en el mismo.

FIN

Vanesa Vicente

Esta entrada fue publicada en Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *