Quiero preguntarte si crees en un país perfecto?

Si crees en un lugar dónde no exista la corrupción, dónde la justicia sea siempre justa, dónde quienes asumen cargos no se abusen del poder…

Quiero preguntarte si crees que la democracia se aplica realmente en alguna parte del planeta.

Quiero que me mires a los ojos y me confieses si sentís realmente que la solución está en acabar con las diferencias. En vencer la desigualdad, y fomentar la igualdad de oportunidades.

Quiero preguntarte si crees que todos los que se esfuerzan en la vida, alcanzan lo que se merecen.

Quiero preguntarte si conocés un lugar del planeta donde la pobreza no exista…

Si votaste pensando que todo eso es posible porque un discurso te lo promete, entonces no sabés nada de la humanidad, no leíste jamás algo de historia, tal vez vivas de fantasías y por todo eso sos – tal vez – un ciudadano manipulable, inocente y que inevitablemente te vas a enojar siempre con el que te venga a avisar que tu mundito color de rosas no existe. Repasemos:

 

– La perfección no existe (salvo, si se quiere y de manera figurativa, en la naturaleza), muchos menos existe el país ese que te venden en las campañas políticas.

 

– La corrupción en el ser humano es más vieja que el habla, que la escritura, que la iglesia, que las monarquías, que la democracia y los Estados. Si alguien te promete luchar contra la corrupción a cambio de tu voto, seguramente estés votando al más corrupto de todos. Sin duda debemos combatirla, pero jamás va a desaparecer. Y el objetivo de un líder que NO es corrupto será su gente, no otros corruptos… Es como asumir prometiendo terminar con los PIOJOS, la batalla es eterna, y resulta que todos portan algún piojo, qué fácil, en vez de ocuparme de toda la complejidad de gobernar, me ocupo de los malditos piojos. ¿Hay acaso un plan de gobierno más perfecto que luchar contra los piojos? Lo más divertido es lograr separar a los que tienen piojos de los que no los tienen… brillante!

 

– La justicia por definición llega siempre tarde. Pero sobre todo depende de quién la aplica. No es independiente, ni imparcial. Solo vamos poniendo un conjunto de normas que intentamos cumplir para que la convivencia sea lo más ordenada posible, asustando a las mayorías con un castigo que después a los más malvados, no les llega casi nunca. Al final la gente buenaza cumple con todo, y los malvados de siempre, se le ríen en la cara… como siempre.

 

– Desde que nos dejamos regir por sistemas jerárquicos, todo el que está arriba se cree superior y pisotea al de abajo. Y los que compiten por llegar a los cargos, están dispuestos a cosas que ni nos imaginamos. Es complejo y siempre hay personas nobles, pero no las dejan llegar muy lejos. El que llega hizo mucho… Sin duda ha habido excepciones: grandes hombres y mujeres que han demostrado lo contrario y en su amplia mayoría han sido asesinados, perseguidos o presos si quedaba mal liquidarlos. En realidad a quienes quieren un cargo para ostentar HONOR, ética y justicia, los borran antes de que lleguen. Quedan en el camino. Muchos invisibles han muerto (o desaparecido) sosteniendo sus convicciones, muchos más de los que pensamos.

 

– La democracia es todavía una teoría. Por donde se la mire, en el lugar del planeta que se la observe, el único acto de democracia es el electoral, y dura lo que tardamos en depositar el voto, con suerte ante candidatos genuinos, con suerte arrojando un resultado honesto; pero en la mayoría de los casos tenemos candidatos puestos a dedo (armados para ganar y sumisos a algún poder oculto) y demasiadas veces hemos visto elecciones fraudulentas. Nunca sabemos qué va a resultar de una elección. pero una vez que asumen, estamos a su merced, es eso democracia?

 

– Acabar con las diferencias es imposible, somos diferentes. Lo sano sería aceptar las diferencias y ser equitativos en el trato. Da para largo… y vale la pena darle 18 vueltas más.

 

– Vencer la desigualdad es imposible, porque además de no ser iguales, no deseamos lo mismo, venimos de realidades tan diferentes… Lo sano sería aprender a vivir en sana libertad permitiendo que la dignidad sea la madre de las leyes. Luego buscar el bien común. No es fácil. Tenemos que seguir intentándolo…

 

– La “igualdad de oportunidades” es una frase bonita que vende un engaño: quienes aplican políticas en ese sentido, solo se ocupan de que las oportunidades están ahí para todos, y que llegue el que pueda. Es como colgar una zanahoria y decir que todos tienen la misma posibilidad de alcanzarla, entonces “en sus marcas, listos, YA”: destrócense por una zanahoria. El desafío es la Justicia Social pero resulta que ahora le han puesto el rótulo de “populismo” a todo el que lo intente, y el marketing lava cerebros es efectivo, todos prefieren lo fácil: colgar la zanahoria y que nos matemos por alcanzarla. Es más prolijo. Pero si te conformás con lo prolijo, sonamos!

 

– Hay seres humanos esforzándose por todo el planeta y muchos no consiguen siquiera darle de comer a sus hijos todos los días. Pero tal vez, en vez de asumir un mundo complejo e imperfecto, prefieras pensar que no se esfuerzan tanto como “uno”, son vagos y esperan que los demás (y el Estado) les resuelvan sus necesidades. Y ahí estás vos bancando todo con tus impuestos! QUE INJUSTO! La maldita meritocracia nos vuelve egoístas, mezquinos, algunos creen que quién no tiene pan en la mesa es porque no trabajó lo suficiente… y otros creemos que el mundo se volvió muy injusto, ignorante y auto destructivo, que a muchos les conviene tener a medio planeta muerto de hambre… en fin. Acá estamos… con la bendita grieta como Propaganda justificando un dilema existencial de la humanidad. Mientras tanto: hay unas pocas personas / corporaciones aprovechando la “grieta” para robarse todo de verdad… mientras nosotros nos insultamos.

 

– La pobreza existe, más de la mitad de la gente que habita el planeta resulta que es pobre… pero eso no es natural y no fue siempre así. Alguna vez perdimos una gran batalla. Africa no era pobre antes de que los piratas empezaran a secuestrar esclavos. Toda América no era pobre antes de que la invasión europea llegara para aniquilar a los pueblos originarios y se robara hasta sus tierras. La pobreza existe porque como humanidad hemos perdido una batalla, una gran batalla. Y nos domina la incoherencia, la ambición, estamos ciegos.

 

Hemos renunciado a demasiadas cosas… pero sobre todo hemos renunciado a nuestra propia capacidad de pensar, debatir y ser mejores en unión, valorando lo mejor de cada uno.

 

Hemos renunciado a ver en el otro un PAR que puede aportar mucho al CONJUNTO.

 

Hemos renunciado a valorar la humanidad que hay en nosotros…

 

Quiero preguntarte si estás bien… Si estás en paz.

 

Porque están pasando cosas incómodas, viste?

 

Ayer secuestraron y torturaron a una maestra, le escribieron con un punzón en el abdomen “ollas no”. La semana pasada balearon a Ismael de 13 años, en un evento que la prensa llamó “saqueo” pero que fue otra cosa. El año pasado mataron a Santiago Maldonado e intentaron hacerlo pasar como un terrorista, como no era creíble esa versión, dijeron que se ahogó, y ahora no dicen nada y listo. Olvidemos. Aniquilaron a Rafa que corría por una montaña, dijeron que tenía armas y que también era un terrorista. Ahora resulta que una docente que cocina, un nene de 13 años en la calle, un artesano que acompaña una protesta y un muchacho de origen mapuche que corre por sus tierras ancestrales, son todos terroristas. Los 44 del Ara San Juan tal vez se hundieron a propósito para que este gobierno tenga más enemigos, verdad? Y seguramente la ex presidenta se haya tomado el trabajo de enterrar tesoros por la Patagonia porque se robó todo, sobre todo esas cosas que se entierran! uau!. Y unas fotocopias de un remisero esconden el secreto de la corrupción de la gestión anterior.

 

PERO, guarda, que el problema de la corrupción argentina lo vamos a resolver sabiendo de dónde venían los bolsos de López, ok? Nada tienen que ver las 23 empresas evasoras del presidente, y mucho menos las 40 empresas que su familia se compró en la dictadura. Ni la complicidad de Clarín en las épocas más oscuras del país.

 

Estamos perdiendo la soberanía porque nos dimos una fiesta de bienestar de 10 años, cómo se te ocurrió comprarte un celular… irte de vacaciones y tener un aire acondicionado! Sos vos el culpable, no es porque unos piratas – los mismos de siempre – han decidido hacerse de todos los recursos del país, alimentando esa dichosa grieta, y prometiendo combatir los piojos a muerte, cueste lo que cueste…

 

Cuando pises tierra, nos vemos. Mientras tanto andá, prendé la TV y seguí consumiendo tus minutos de “Los juegos del hambre”. Cuando te toque a vos jugar, espero te acuerdes que no tenías ninguna vacuna contra la realidad, que los piojos están por todas partes, y que si no te toca comer Hoy es porque no te esforzaste lo suficiente. SUERTE.

 

Yo me quedo con este montón de gente que todavía cree en el que tiene al lado, en vez de comprar quimeras por TV.

Lic. Vanesa Vicente

Argentina 14 septiembre 2018

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *