Ese niño tramposo al que nunca le pusimos freno

Cada vez que me acuerdo que ganaron por solo un 2% pienso en esas jugarretas infantiles en las que inventábamos las reglas de la carrera mientras nos ajustábamos los cordones para correrla.

Pero siempre había un pícaro que metía trampa y ganaba, todos sabíamos que había hecho algo “no acordado” pero nos mirábamos – ya de niños – como diciendo: “dejalo, no vale la pena”. Incluso al que se calentaba y lo quería trompear lo frenábamos entre todos, se acuerdan? todos vivimos algo así. Estoy muy de acuerdo con que la violencia no arregla nada, pero que bueno hubiera sido al menos gritarle lo que pensábamos, y hacerlo todos unidos, mostrando acuerdo.

El niño en cuestión quedaba como fuera de foco gritando solo, festejando un injusto “gané – gané – gané”. Vamos, no estoy inventando nada, en cada película que vemos se repite esto mismo, verdad?.

Para él solo importaba ganar, todos éramos testigos de que tampoco le molestaba festejar como LOCO adelante de los amiguitos a los que acababa de trampear. Amiguitos a los que después les pedía la galletita mas rica, a los que les exigía la tarea 2 minutos antes de que llegue la maestra, etc.

Moraleja: si de niños nos educaron para ser tolerantes con el ganador injusto, irrespetuoso y que además después SE LA CREE por haber ganado con trampa, no sé de qué nos sorprendemos hoy… pero doler, duele.

NO LE ENSEÑES A TUS HIJOS A SER TOLERANTE CON LA INJUSTICIA, evitales por favor sentirse unos tarados como se sienten muchos hoy.

 

Aclaro: soy la de la foto con delantal blanco, nunca acepté las injusticias hacia mi o hacia nadie – siempre miré de frente y con sonrisa ancha, claro que los años me han dado aplomo – pero ha tenido costos. Al final se gana cierta soledad, pero nunca me gustó tener de amigos a esos que festejan enfrente a quienes acaban de trampear: “gané – gané – gané”. Las carreras se transitan, no se ganan. La vida se vive, no se gana. La realidad se mira de frente o nunca será TU realidad. La comunidad te necesita a VOS, no al chiquito caprichoso que aprendió a ser tramposo.

Vanesa Vicente

Vanesa Vicente

Acerca de Vanesa Vicente

Hola! Gracias por tu visita. Siempre doy muchas vueltas para “presentarme”, supuestamente este espacio es para la biografía, ja! Pero no es relevante… es más importante que comiences el análisis profundo que todos debemos hacer de nuestras vidas… Es más importante decirte que QUIERO CAMBIAR EL MUNDO… y no puedo sola. Te lo digo acá sin pedir permiso porque cuando nos crucemos en la calle quizás esté intentado no atropellar nada con el auto y vos estés intentando marcar un número en el celular. Y si en la calle me pongo a gritar que debemos tratarnos con AMOR seguramente termine acallada por los bocinazos y la indiferencia. Seguramente me esquives y trates de que no perturbe tu agenda. Sin embargo, deseás un mundo mejor. Deseas que más personas descubran las maravillas que hay en tu corazón, y deseás que tu familia, tus amigos, tus hijos vivan felices, en paz, en salud… Nos tenemos que encontrar en alguna parte para conversar de nuestros deseos compartidos de vivir en un mundo más solidario, más equitativo, con menos guerras: mas amoroso, más justo y sano! En un mundo que “sintamos” vivo, comprendiendo que debemos cuidarlo así como la Tierra nos cuida a nosotros. Eso es lo importante: comenzar a sentirnos UNIDOS, disfrutando de nuestras diferencias para que ellas logren cultivarnos en lugar de distanciarnos. Vivo con alegría, y a veces me critican la sonrisa y el entusiasmo. Vivo con amor porque soy humana y como soy humana a veces me equivoco, entonces no me creen mas y me tratan de mentirosa. No culpo a nadie por los días que me siento mal, pero si no sigo sonriendo alguien me culpa a mí de cosas que no entiendo. ¡Me pasa a mi que voy de frente con mis convicciones y con una vida feliz! no quiero imaginarme lo que le pasará a otras personas que viven mas inseguras de amor y con una vida mas compleja. PERO así vivimos… descreyendo de las cosas buenas. ¿Sabés que? Somos todos BUENOS, entonces creamos en nosotros mismos, y podremos creer en los demás. Porque cada vez que prejuzgamos, que criticamos o que tratamos a alguien de mentiroso, en realidad estamos alimentando el odio que entre todos hemos inventado… el ODIO es un invento. Y nos frena, nos hace fruncir el entrecejo antes de saludarnos… Y la verdad… es una pérdida de tiempo! Dejemos de alimentarlo y solo quedará el AMOR, que es lo más natural entre todas las cosas VIVAS. Bienvenido a un mundo de Amor, donde TODO es posible. Cambiar el mundo es posible, porque sabes una cosa más que descubrí? Lo que quiero cambiar son cosas inventadas por el hombre, por nosotros mismos, esas cosas que hacemos a cada rato… así que SI se pueden cambiar! Y ya las estoy cambiando... porque SI creo en las cosas buenas, lo bueno es lo que llega solo, lo que se presenta sin explicaciones, es la emoción que sentimos al generarle a otro una sonrisa, es el alivio de darle de comer al que tiene hambre, es la oxigenación que nos regala un acto de justicia… Así y todo, nunca lo bueno es egoísta… fijate que siempre que te sentís bien, aliviado u oxigenado, la gente a tu alrededor también está mejor. Si cambiar el mundo es evitar una guerra, no lo lograremos! Pero si cambiar el mundo es generar amor alrededor de cada uno de nosotros… un día, no habrá más guerras.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>