Dijo “somos iguales”, lo mataron. Y arrancó la “historia”

Anoche me dormí pensando que la jerarquía, los rótulos, la discriminación y la crueldad humana, ya existían en la época de las cavernas. Las excavaciones nos muestran cosas asombrosas: muy similares al HOY.

Hace 1.000.000 nacías en una caverna y ya sabías quién era tu jefe, tenías un rótulo y tu historia estaba marcada. Sin opciones.

Hoy la única diferencia es que tal vez, según donde hayas tenido la suerte de nacer, puedas asomarte de la caverna que te tocó, mirar para ambos lados y elegir en qué caverna cercana seguir tu camino. Con lo cual te queda aprender las jerarquías, los rótulos, la discriminación y la crueldad de… otra caverna.

No cambiamos mucho… y a lo que le llamamos “historia” la comenzamos crucificando al único ser (según dicen los libros escritos por quienes quemaron todos los libros antiguos) que se atrevió a decir que somos IGUALES ante Dios.

 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *