El día que dejemos de serlo, vendrá “La revolución de los Buenos”

Me pregunto qué pasaría si toda esta educación en bondad e hiper adaptación que recibimos desde que nacemos y desde hace generaciones, no tiene como única finalidad el volvernos dóciles… limitando nuestras propias capacidades solo para dejarle espacio a otro tipo de seres a quienes las Buenas conductas, la Justicia y la Solidaridad solo les generan risotadas.

 

¿Dóciles a qué? A unos pocos seres humanos que – aplicando en la vida real todo lo que la inmensa cantidad de “nosotros” aprendemos como malicioso, perverso, inhumano – hacen lo que nosotros por educación no podemos hacer: Abusar, Reprimir, Matar, mentir, buscar intereses propios a pesar del conjunto humano y de la vida misma, bien…


En el día a día una persona común se siente de repente mal porque se avivó y salió ganando un en negocio, eso nos pasa a todos, nadie te castiga mas que tu conciencia por haber “ganado” y además mas de uno te felicita. Pero también hay gente que no siente nada y se quedó con la herencia de la familia o gracias a un abogado le sacó la casa a una vecina anciana. Todo eso está muy mal, lo castigamos severamente en la sociedad – cuando nos enteramos, claro – pero después somos dóciles al verdadero MAL.

Es raro… nos comportamos muy extraños frente al “mal”.

 

 

 

Siempre me pregunto que serán el mal y el bien… pero no logro responderme, comprendo que soy una persona del presente, ya educada, ya estancada y a pesar de mí misma y todos mis intentos, logro entender que la respuesta no va a surgir de mi. No puedo. Mi mente ya está acorralada. Pero bien vale la pena no renunciar al pensamiento. En ese espacio soy libre. Nadie puede meterme presa por pensar.

 

A ver…

 

-          En la escuela hay un nene revoltoso, que les hace la vida imposible a todos los que están compartiendo el aula con él. En la teoría hay miles de maneras de abordar esa cuestión, incluir, tratar con el grupo las dificultades, poner una maestra asistente, mandar a toda la familia a tratamiento, etc… pero en la realidad tu hijo vuelve todos los días informando las calamidades que hizo el pobre chico y expresando lo  mal que la pasa él mismo tratando de adaptarse… tenemos un conflicto sin resolver, verdad?

 

-          En el diario sale publicado que un menor de edad drogado o pasado de alcohol (estas palabras suelen ya condicionar el juicio posterior) agarró el auto del padre y mató a una mujer embarazada. Inmediatamente aparece el debate ciudadano de qué hacer con el chico, como juzgarlo, a ver que dicen o hacen los padres, debe pagar su tremendo pecado pero con dignidad, no es culpable de drogarse, pero se drogó!. Que cárcel si que cárcel no, que la pena sea justa y sirva de escarmiento, pero miren lo horrenda que son las cárceles… ¿Te suena el debate? No sé como sigue esta historia, pero creo que tenemos un conflicto sin resolver.

 

-          Un vecino mal habido después de robar toda su vida por fin cae preso. No es un delincuente de gran talla pero todos en el pueblo lo conocen. No robaba solo, resulto que ahora toda su pandilla anda amenazando al pueblo con que lo liberen o seguirán haciendo de las suyas. Conocen policías, conocen al juez, andan paseándose por la Municipalidad como si fuera su casa, todos se sienten extorsionados, el jefecito está preso y todos entramos en conflicto. Además su esposa anda haciendo notas de prensa escandalosas, sacando trapitos al sol de Dios y María Santísima – los chorros de pueblo se saben todos los chismes y además todos les creen – anda llorando que debe soportar sola el costo de sus 5 hijos y la suegra que vive con ella. El hombre merece estar preso… cuánto tiempo?… en la cárcel del pueblo que es un asco? Debe cumplir condena en el pueblo cerca de su pandilla que sigue robando?… Alguno si duda en silencio piensa: era más fácil cuando estaba suelto, ladrón viejo con códigos de pueblo no joroba tanto. Tenemos un conflicto sin resolver porque incluso cuando se resuelva, no vamos a estar de acuerdo.

 

-          Surge una guerra lejos, los medios nos explican que el país XX debía invadir al país PP porque su gobierno se había vuelto una tiranía y su pueblo pedía a gritos ser liberado. Lamentablemente en el intento por ayudar a toda esa pobre gente, murieron miles de ellos: niños, hombres mutilados, mujeres violadas… Últimamente las poblaciones tienen la manía de interponerse entre sus líderes y sus “salvadores”, y además la tecnología que parece avanzar tanto – pero por lo visto no es cierto – hace que caigan bombas en edificios donde viven miles de civiles.

 

Nadie te muestra cómo vivía antes esa gente, pero te dicen que eran infelices, de su cultura no sabemos nada pero sí nos informan que pedían POR FAVOR ser liberados del líder que ellos mismos alguna vez eligieron como tal… Solo te muestran por la TV el horror actual con la guerra ya instalada y luego una foto de soldados que se esforzaron por lograr esa libertad, cansados pero tratando de sonreírle a la cámara – héroes rubios de ojos celestes salvando poblaciones de pieles algo menos blancas… Los ojos oscuros y profundos de los niños abatidos por el horror nos generan algo… Esas mujeres que miran la cámara con una mezcla de temor y revanchismo contenido también nos despiertan algo – siempre miro a las mujeres, de todas las culturas, nunca parecen débiles –

 

El ex líder, que sigue milagrosamente vivo, ahora es EL enemigo llamado “Terrorista”, dá mucho que hablar a la prensa, es el demonio personificado (a veces hasta parecen personajes armados para una serie de TV, no?) los videos son cortos y tan espantosos que te preguntás como puede decir tantas barbaridades y seguir vivo.

Pero enseguida aparece el Presidente del país XX felicitando a los soldados, lamentando las muertes inocentes del país PP (efectos colaterales, estaban justo donde mandaron las bombas, pobres almas), avisa el Presidente casi en voz baja y listando otro montón de pavadas, que los pozos petroleros están intactos – no entiendo como las bombas mataron miles de civiles pero no dañaron la zona petrolera, tampoco entiendo por qué habla de eso si a MI no me importa, pero la velocidad de las noticias me marea (me hago la mareada en realidad, es mas fácil) – y sigue hablando el Presidente prometiendo una reconstrucción para el país con el “nuevo líder” que ahora será impuesto sin elecciones porque evidentemente en ese país la población no entiende nada de democracia – claro, si están aturdidos por las bombas! – Aún no pueden votar, pero apenas lo puedan hacer, el país XX les devolverá su libertad…

Te la cuento porque ya conocemos el versito, verdad? es historia repetida. A ver: cómo pudo un tipo como BinLaden hacer un video tras otro para espantar al mundo, pero si un periodista cualquiera – o vos o yo – mete en las redes un video pidiendo la liberación de Milagro Sala, le revuelven la casa, le destruyen la oficina, les cae un inspector, le llegan cartas documento por temas viejos, o los denuncian por algo que es la primera vez que escuchan? Quiénes son los verdaderos terroristas?

 

Bueno, pero VOS te quedas tranquilo. Los malos son feos y escupen barbaridades, y los buenos visten traje y están maquillados esperando la Prensa. Es raro, pero no logramos acomodar los pensamientos (o no queremos), de hecho es imposible acomodar pensamientos con tantas mentiras, ni lo intentes. Ningún mortal podría decir algo coherente o veraz en medio de tanta hipocresía mundial. Ups… Tenemos un conflicto sin resolver aunque no sabemos ni por dónde empezar, verdad?

 

 ”La guerra se vuelve perpetua cuando es usada para la Paz”

 

Y la vida sigue.

 

En todos estos casos algo termina resolviéndose, pero nunca de una manera que podamos decir “justa”. A mi en lo personal me pasa algo raro en las entrañas, respiro profundo porque me cuesta respirar no porque esté tratando de relajarme, cierro los ojos con fuerza porque ví o sentí cosas que no quería sentir… a veces lloro. A escondidas porque me cuesta explicarle a mis seres queridos por qué lloro. Alguna vez mi mamá me encontró llorando desconsolada escondida entre las plantas y le expliqué que lloraba por el mundo, porque me parecía horrendo e injusto que una persona apretando un botón rojo arruinara la vida de toda la especie. Mi mamá me dijo que eso era cosa de películas, que me relajara. Comprendo su intento, pero no le hice caso. No lo creo a los que relatan la realidad como algo acabado. No le creo a las películas, ni a los noticieros, ni a los Presidentes – son todos actores – ni a los Jueces, al final, solo te creo a vos, que estás parado en el mismo espacio insignificante que yo. Al lado mío. Solo te creo a vos.

 

Y por eso me importa tu pensamiento.

¿A vos qué te pasa?

 

 

Suelo reflexionar sobre la posibilidad que esas barbaridades que uno mira a veces de lejos, mañana me pueden pasar cerca y entonces no me sirve cambiar de tema y ya. Ahora por ejemplo hay toda una prensa extraña alrededor de Dilma y Lula en Brasil, de Evo en Bolivia y de Correa en Ecuador, qué casualidad que toda esta prensa conflictiva y llena de actores periodísticos que se te quedan mirando fijo en la pantalla, aparecen después de que en Argentina ganó un gobierno Neoliberal que rápidamente se ocupa de aleccionar al “populismo” con medidas antipopulares. Ahora resulta que los corruptos de siempre quieren meter preso a los corruptos de la gestión anterior. Y nosotros como espectadores estupidizados no podemos hacer nada.

 

Por las dudas solo los “perdedores” y el Papa hablan de una Tercera Guerra Mundial que se juega a través de los poderes monetarios, financieros y la Justicia, pero la prensa nos sigue hablando de corrupción. Hay un abismo entre un tema y otro… tal abismo que de nuevo pienso si no estamos frente a un grave conflicto sin resolver. Al mismo conflicto de siempre.

 

¿Por qué? Tenemos un conflicto de fondo – humano y social – sin resolver. Pero cuál es?

 

No somos justos. No sabemos lo que es la verdadera justicia porque vivimos en total injusticia. Por eso son necesarias tantas leyes y normas, si naturalmente fuéramos justos las leyes no serían necesarias. Pero qué sucede si esas leyes son para el 95% de la población que DEBE cumplirlas, pero no son para ese 5% que decide todo y que además cambia las leyes cuando se le vuelven en contra… Si es así vos y yo somos unos hiper adaptados útiles que rozamos la esclavitud. Así como no sabemos lo que es la Democracia y permitimos que quienes “saben” de democracia, decidan solos.

 

Ah! Sigo sospechando que tenemos un conflicto sin resolver entre manos, jaja!

 

 

Hola! a ver si nos animamos a leer la realidad que tenemos frente a nuestros ojos!

 

Los 100 grupos mundiales que nos gobiernan – no acá o allá, sino en todo el mundo – son mil veces peor que el chico que molesta en la escuela, que el pibe que atropelló a una mujer o que el ladrón de pueblo. Y con esas personas que nos gobiernan desde las sombras (claro que no son los funcionarios que vemos en la TV y nos distraen con temas mundanos), esas personas escondidas que deciden, que cambian las reglas cuando ellos quieren… con esas personas no podemos hacer nada.

¿Por qué? Ah! Porque somos buenos, porque seguimos las leyes, porque tenemos que votar para cambiar líderes, porque hay que esperar los tiempos de la justicia para resolver las cosas… porque sos un ciudadano responsable que si no paga los impuestos se queda sin servicios, porque sos una persona de FE que no puede quebrantar las leyes del Paraíso. A ver si tu abuela te mira feo.

 

ufff! Somos tan buenos que ya parecemos idiotas. Pero guarda con decirlo, que se te viene media sociedad encima.

 

 

¿Qué pasó con la educación de estas personas que dominan el mundo?

Te aseguro que no educan a sus hijos con la culpa del pecado. Cuando vienen los amiguitos a casa, esos padres se fijan como sus hijos compiten y ganan, siempre. Y luego los felicitan por las trampas que hicieron para lograrlo. Se ocupan de que sus hijos se hagan muy amigos de las otras familias que se manejan igual. Se ocupan de que la herencia del poder quede en casa.

Seguimos con las monarquías.

Son personas perversas, son maliciosas, no les importa matar por sus causas egoístas, ni siquiera piensan que está mal, ahí tienen la Meritocracia bien aprendida, se esfuerzan mucho por lo tanto merecen todo el triunfo, manejan las mafias, deciden las guerras, empobrecen países enteros para robarles sus recursos, introducen pestes para dominar o solo para vender un medicamento, son los que distribuyen la droga por el mundo, manejan la prensa y también las religiones… ah! Y también manejan la educación. Esa educación que a vos y a mi nos vuelve inmensamente buenos, culposos, pecadores e hiper adaptados. Pero vos y yo lo aceptamos… y además pagamos por carísimas terapias cuando no logramos adaptarnos.

 

Tenemos un conflicto sin resolver.

 

Y está dentro nuestro. Por eso las atrocidades del mundo son posibles. Porque están reprimidas dentro nuestro pero son reales. El ser humano es atroz, es salvaje, es depredador. Algún día la sociedad evolucionará al punto en que esa maldad hoy reprimida sea reemplazada por una inteligencia emocional superadora, pero hoy todavía nos gobierna el instinto depredador y allí están los verdaderos gobernantes del mundo, aplicándolo. A mi entender, son seres del pasado, involucionados a pesar de que ellos mismos se creen superiores, pero bueno, dominan y su dominio es real.

 

A veces recuerdo a Gandhi y alguno más, que declararon algo más o menos así:- Un día llegará la revolución de los buenos y el mundo cambiará drásticamente.

 

¿Qué pasaría si un día – un solo día – todas esas miles de millones de personas de todo el mundo que nos hemos hiper adaptado a la bondad extrema, son revelamos? Qué pasa si nos portamos como esos 100 grupos familiares que dominan el mundo? Qué pasa si les dejamos de seguir el juego? Qué pasa si agarramos a sus hijos revoltosos y dañinos y los castigamos salvajemente por ser tan competitivos y malos compañeros? Qué pasa si apagamos la TV y dejamos de seguir sus relatos? Qué pasa si dejamos de consumir todo lo que producen para dominarnos? Qué pasa si nos imaginamos lo peor de lo peor y actuamos para protegernos?

 

 

Todos tenemos la capacidad de ser bondadosos, sociales y solidarios, o bien ser perversos, egoístas y asesinos. Cada uno de nosotros elige – supuestamente elige qué ser – pero los mandatos de nuestra educación incluyendo en esto las religiones – todas – incluso la exigencia de nuestros padres que desean ver que cada uno de sus hijos se adapta al mundo en el que debe vivir y progresar, nos condicionan profundamente.

 

Vos y yo no podemos aplicar la misma perversidad, maldad y egoísmo que esos 100 grupos que nos gobiernan. Ante todo porque la sociedad que nos rodea – a pesar de tener un conflicto profundo sin resolver – a vos o a mi nos meten presos o nos juzgan socialmente de tal manera que no podremos nunca más aparecer en público. Pero a esos 100 grupos que aplican la misma receta maliciosa sobre el mundo entero: los respeta.  Los respetamos. Les tememos. Nos sentimos bien castigando al pobre nene que se porta mal en el colegio mientras dejamos que un solo tipo aniquile a toda una población solo porque no le dejaron importar libremente el Litio.

 

No sé si reír o llorar cada vez que este señor habla de perseguir a los corruptos. Una vez mi hijo entró a casa corriendo y parecía que tenía una fábrica de tierra en las zapatillas… al ver mi cara, se dio vuelta y dijo con tono suave:- Mami, vas a tener que barrer si querés la casa limpia.

No puedo comparar a mi hijo con el personaje de la foto, pero sí el manejo infantil de ciertas obviedades.

 

 

Como dije… soy una ciudadana de este presente, estoy estancada en el hoy. No puedo imaginarme una solución, pero tampoco voy a dejar de pensar en ella. Por lo tanto, a pesar de poder equivocarme – cosa totalmente natural en cualquier ser humano – voy a seguir analizando esta realidad que nos toca vivir. Lo único que puede aportar una solución para mañana, es que nosotros HOY no cerremos los ojos, ni el corazón, ni los sueños.

 

Buenos días.

Lic. Vanesa Vicente

Vanesa Vicente

Acerca de Vanesa Vicente

Hola! Gracias por tu visita. Siempre doy muchas vueltas para “presentarme”, supuestamente este espacio es para la biografía, ja! Pero no es relevante… es más importante que comiences el análisis profundo que todos debemos hacer de nuestras vidas… Es más importante decirte que QUIERO CAMBIAR EL MUNDO… y no puedo sola. Te lo digo acá sin pedir permiso porque cuando nos crucemos en la calle quizás esté intentado no atropellar nada con el auto y vos estés intentando marcar un número en el celular. Y si en la calle me pongo a gritar que debemos tratarnos con AMOR seguramente termine acallada por los bocinazos y la indiferencia. Seguramente me esquives y trates de que no perturbe tu agenda. Sin embargo, deseás un mundo mejor. Deseas que más personas descubran las maravillas que hay en tu corazón, y deseás que tu familia, tus amigos, tus hijos vivan felices, en paz, en salud… Nos tenemos que encontrar en alguna parte para conversar de nuestros deseos compartidos de vivir en un mundo más solidario, más equitativo, con menos guerras: mas amoroso, más justo y sano! En un mundo que “sintamos” vivo, comprendiendo que debemos cuidarlo así como la Tierra nos cuida a nosotros. Eso es lo importante: comenzar a sentirnos UNIDOS, disfrutando de nuestras diferencias para que ellas logren cultivarnos en lugar de distanciarnos. Vivo con alegría, y a veces me critican la sonrisa y el entusiasmo. Vivo con amor porque soy humana y como soy humana a veces me equivoco, entonces no me creen mas y me tratan de mentirosa. No culpo a nadie por los días que me siento mal, pero si no sigo sonriendo alguien me culpa a mí de cosas que no entiendo. ¡Me pasa a mi que voy de frente con mis convicciones y con una vida feliz! no quiero imaginarme lo que le pasará a otras personas que viven mas inseguras de amor y con una vida mas compleja. PERO así vivimos… descreyendo de las cosas buenas. ¿Sabés que? Somos todos BUENOS, entonces creamos en nosotros mismos, y podremos creer en los demás. Porque cada vez que prejuzgamos, que criticamos o que tratamos a alguien de mentiroso, en realidad estamos alimentando el odio que entre todos hemos inventado… el ODIO es un invento. Y nos frena, nos hace fruncir el entrecejo antes de saludarnos… Y la verdad… es una pérdida de tiempo! Dejemos de alimentarlo y solo quedará el AMOR, que es lo más natural entre todas las cosas VIVAS. Bienvenido a un mundo de Amor, donde TODO es posible. Cambiar el mundo es posible, porque sabes una cosa más que descubrí? Lo que quiero cambiar son cosas inventadas por el hombre, por nosotros mismos, esas cosas que hacemos a cada rato… así que SI se pueden cambiar! Y ya las estoy cambiando... porque SI creo en las cosas buenas, lo bueno es lo que llega solo, lo que se presenta sin explicaciones, es la emoción que sentimos al generarle a otro una sonrisa, es el alivio de darle de comer al que tiene hambre, es la oxigenación que nos regala un acto de justicia… Así y todo, nunca lo bueno es egoísta… fijate que siempre que te sentís bien, aliviado u oxigenado, la gente a tu alrededor también está mejor. Si cambiar el mundo es evitar una guerra, no lo lograremos! Pero si cambiar el mundo es generar amor alrededor de cada uno de nosotros… un día, no habrá más guerras.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El día que dejemos de serlo, vendrá “La revolución de los Buenos”

  1. rodolfo dijo:

    Nunca te habia leido, muy bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>