¿Y?…

El día está quieto,

 

el Sol calienta

 

y no hay viento.

 

Apenas mi sombra

 

indica que existo,

 

apenas mi caos

 

me obliga y respiro.

 

No es pesadez…

 

Estoy descubriendo,

 

tanto…

 

El tiempo no importa.

 

No sé si despierto

 

o sigo entre sueños.

 

No sé si adivino

 

o apenas invento,

 

o veo el pasado,

 

o imagino tus sueños.

 

Voy y vengo.

 

Perdí las fronteras,

 

no sé donde termina

 

ni mi propio cuerpo.

 

Aventuro a pensar

 

que no hay posible final,

 

que no hay aquí y allá,

 

que no me voy a quedar.

 

Aventuro a pensar

 

que no hay vuelta atrás,

 

que el caos me agrada

 

tanto como la misma paz.

 

Aventuro a pensar

 

que los sueños son verdad,

 

tal vez el día no está quieto

 

y voy

 

con el viento

 

a mi lugar.

 

Esta entrada fue publicada en Poesías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *